Just another WordPress.com site

Chamanismo Espiritual

El Oraculo de la Montaña para el 2015 ( Waraira Repano: Sierra del norte)

Fuente de agua en el Waraira Repano, Caracas, Venezuela

Fuente de agua en el Waraira Repano, Caracas, Venezuela

 

Anuncios

¿Cual es el misterio de la Flor de la Vida?

Imagen
La primera vez que vi La Flor de la Vida tuve la sensación de que esa forma la conocía desde siempre, sentí como si no fuera nada nuevo para mi, como que algo en mi interior la reconocía y hacia click.

Me encontraba viendo un video de Drunvalo que  una amiga me había prestado por un día, el cual me devore ávidamente por que todo lo que decía resonaba profundamente en mi, despertando memorias y certezas muy dentro, sentí  que por fin había alguien que pensaba fuera de la caja con quien me identificaba.

Lo más emocionante fue ver como de esa matriz de 19 círculos entrelazados, que podrían crear una red infinita, salían uno a uno los Sólidos Platónicos, observar también el detalle de como estos círculos están encerrados a su vez, dentro de dos círculos de mayor tamaño que le impiden seguir creciendo como una red.

Los antiguos sabían que la Flor de la Vida encerraba el conocimiento primordial de como surgió la vida  originalmente.

Los Egipcios conocían este misterio, su génesis de creación se basaba en esta forma geométrica,  era materia principal de la escuela de la alquimia de los Ojos de Horus.

Los Atlantes habían confinado el conocimiento de la Flor solo para que fuera develado en los tiempos donde el ser humano ya tuviera una nueva consciencia.

La Flor de la Vida en Egipto
Imagen
La Flor está impresa en una columna maciza de granito rojo en el templo del Osirión en Abydos el cual llama la atención por su estado de abandono, hundido en la arena del desierto e inundado por el agua del  Nilo, muy pocas personas llegan a visitarlo, se necesita un comando especial, una escolta militar, para llegar al lugar, esto por razones de seguridad, ya que se encuentra en una zona fundamentalista.

He ido en cinco ocasiones a sentir la energía del lugar en Egipto donde esta imagen está impresa en la piedra de tal manera que no se sabe a ciencia cierta como quedo grabada allí, tampoco se sabe la antigüedad de ese templo abandonado, algunos investigadores afirman que por el nivel freático y la profundidad donde se encuentra podría tener unos 20 mil años.

La Flor de la Vida se ve tímida bajo el sol del desierto, algunas veces oscurecida por el dintel bajo el cual se esconde,  hecha de tal manera que hasta ahora no existe tecnología que pueda reproducir esa impresión aparte del laser ya que pareciera que la piedra fue quemada para dibujarla.

Abydos es una antigua ciudad egipcia que se dice fue dedicada al culto de Osiris fundada en la época pre dinástica, es decir de la época del famoso rey Escorpión I.

El Osirión en Abydos fue el lugar para celebrar los misterios de Osiris, se dice también que fue su tumba, que allí estuvo enterrado Osiris, de allí el nombre.

Para los egipcios existía lo que se llama el proceso de Osiriación, que en términos contemporáneos podríamos llamarlo la transfiguración del alma o la iluminación, para que ese proceso se llevara acabo había que llegar a la maestría de los nueve cuerpos de luz, de los cuales comentaré en otra ocasión.

Imagen

Posteriormente la Flor de la Vida comenzó a ser reconocida en muchos otros lugares,  en la piedra, tallada, en mosaicos, en templos, encontrada en India, China, Japón, Turquía, Israel, España, Italia.

Sin embargo todas las escuelas de misterio como la Alquímica de los Ojos de Horus y los Misterios de Isis, guardaron el conocimiento entregado por los ancestros para ser develado al final de los tiempos, conocían la geometría sagrada y la forma mas sagrada de todas la Flor de la Vida.

Podemos reconocer por ejemplo en los apuntes de Leonardo Da Vinci, sus estudios sobre la Flor,  esto prueba que Leonardo fue iniciado en el arte de la Alquimia,  el analizó la flor matemáticamente, por secciones, es muy probable que a partir de esta investigación exhaustiva  haya sido la base del diseño  de muchos de sus inventos.

Uno de los misterios bien guardados en la Flor tiene que ver con la geometría del tetraedro, especialmente de la estrella tetraedro que es el cristal que rodea el cuerpo humano para formar el Mer Ka Ba.

Los egipcios conocían este misterio, sabían que el tener un cuerpo electromagnético independiente, personal, lumínico, como el Mer Ka Ba, se genera la energía necesaria para la inmortalidad, siendo esta la recuperación de la memoria del Ser en sus diferentes niveles de consciencia.

Para información de talleres de Geometría con Abjini revisa http://www.portalterraluz.com

Caracas 5 y 6 de abril  2014    http://www.portalterraluz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=4:nivel-1-de-geometria-sagrada-&catid=1:eventos-de-luz&Itemid=2

Miami 3 y 4 de mayo 2014    http://www.portalterraluz.com/index.php?option=com_content&view=article&id=92:geometria-sagrada-nivel-i-por-abjini-arraiz-miami-3-y-4-de-mayo-2014&catid=1:eventos-de-luz&Itemid=2


¿Para que sirve la Geometría Sagrada?

flowerrMuchas veces la gente me hace esa pregunta ¿Para que sirve la Geometría Sagrada? La respuesta es muy simple la Geometría Sagrada es otro de los conocimientos fundamentales para acelerar el despertar de la consciencia.

En la antigüedad  cuando vivíamos en el campo o cercanos a la naturaleza, estábamos  sintonizados con el entorno, con esa sinfonía de sonidos, ritmos, patrones y formas  que se observan en la naturaleza y en la conexión con la tierra.

Los pueblos originarios que todavía mantienen esa conexión con la tierra y las culturas ancestrales como la egipcia, la griega, la hindú reconocen estos ritmos y patrones que se repiten en la naturaleza. Saben de una relación intrínseca de esto elementos de la tierra con los del cielo, saben que esos patrones se repiten a diferentes escalas, desde lo mas pequeño hasta lo mas grande, creando un tejido invisible que los une en un Todo.

Así como una semilla tiene el potencial de crear un árbol, como una célula contiene la información necesaria para crear la vida, así los patrones geométricos contienen el potencial de todo la realidad, siendo cada forma geométrica absolutamente estática, sin variación en el tiempo, ni en el espacio.

La Flor de la Vida

Si la semilla tiene el potencial de la creación, la flor es la expresión final de esa creación y a la vez es el potencial de que exista  otra flor igual a ella.

Así Flor de la Vida es el producto último de creación que nace en el vacío y se expresa como forma inmutable. Es el potencial de la vida, es la conclusión y el modelo final que la convierte en matriz, en fractal.

Los antiguos la representaron como un mandala  formado por 19 círculos entrelazados, un fractal de un sistema mucho mayor, una red infinita, flexible, geométrica, que forma la trama del Universo.Este fractal fue dejado impreso en muchos templos en Egipto, India, China, Mexico, como un recordatorio para nosotros ahora, una clave de evolución.

Según Nassim Haramein  la estructura del espacio tiempo es un arreglo infinito de tetraedros rodeados cada uno por esferas que forman una red fractal también infinita con el diseño de la Flor de la Vida. No nos deja de sorprender que  las culturas ancestrales hayan dejado en sus templos justamente esta imagen que representa el tejido del espacio tiempo como una advertencia para el futuro.

Par información sobre talleres de Geometría con Abjini revisa el http://www.portalterraluz.com


Activando tu pineal

Image

Me encuentro revisando un libro que escribí para mis talleres de Geometría Sagrada , sobre temas que considero súper importantes para el despertar, dedicado a mis alumnos , allí incluyo las experiencias de como he logrado mi propio despertar,  para acompañar el camino que de que lo está transitando o para abrir a los que quieran transitar este otro ángulo  de percibir la realidad.

Uno de estos temas que considero relevante y que quiero compartirles es el de la glándula pineal.

Para los egipcios de la Escuela de los ojos de Horus, esta glándula era la puerta al mundo del espíritu, el túnel de conexión entre el cuerpo físico (Khat) y el espíritu (Ka), una especie de antena hacia la multidimensionalidad, por medio de este portal  ellos salían al Duat los mundos superiores de los dioses y diosas.

Esta escuela nos dejo un legado con herramienta muy efectivas para abrir ese canal de percepción en estos tiempos de cambios. abajo les comparto una.
Image
Anatómicamente esta glándula tiene el tamaño de una habichuela y se encuentra en el centro del cerebro,  su nombre viene de la palabra latina  pinea que significa piñón. Desde la antigüa Sumeria hasta nuestros días el piñón ha sido utilizado como símbolo espiritual, en Grecia, en Roma e inclusive en los bastones papales.

También en la tradición hindú se reconoce como el tercer ojo, el sexto chacra, el ajna, el chacra de la visión. Mucha simbología se teje a su alrededor, el bindi en medio de las cejas que denota la iluminación, la  representación de  Shiva y otras deidades con un ojo en la frente en señal de su conexión, su despertar.

Hoy en día sabemos que la glándula pineal es literalmente un ojo que se encuentra en el centro geométrico del cerebro, encargada de segregar neutro transmisores como la melatonina que regula los ciclos de sueño ( ciclos circadianos) o la serotonina que se dice es la responsable del la felicidad y el buen humor.

En recientes investigaciones científicas se ha encontrado que las lagartijas tienen un tercer ojo, sensible a la luz, que segrega melatonina al igual que nuestra glándula pineal, que sería “el ojo de la mente”según Dr. Cheryl Craft, Ph.D.,  Chair of the Department of Cell and Neurobiology, University of Southern California.

Inclusive  en disecciones de la glándula se ha descubierto que su anatomía es básicamente la de un ojo, con foto receptores ( bastones y conos)  como el tejido de la retina,   conectada a los terminales del córtex visual del cerebro e inclusive con humor vítreo al igual que el ojo.

La glándula pineal también segrega el DMT en nuestro cuerpo, esta es otro neutro transmisor muy particular que se segrega solo en ocasiones especiales como  el nacimiento, la muerte, en los sueños vívidos y en las experiencias místicas. Todavía no se sabe científicamente la razón de su metabolismo.

En las tradiciones chamánicas las plantas de poder como la Ayahuasca o el Yage son los recursos utilizados para activar esta glándula, plantas que al ser ingeridas, por su contenido de DMT, abren ese portal que conecta con los mundos superiores. Este ha sido el vuelo del chaman, de los visionarios indígenas de nuestro continente.
Image
Tengo mucho que agradecer a los Taitas de Colombia por haberme guiado de su mano y  a algunos Chamanes urbanos del Perú por haberme abierto esa puerta de percepción, agradecer el haber experimentado con ellos los vuelos del aguila, la conexión con mi propia visión, con mis ancestros estelares, con la unión a todo el universo.

Gracias a estas experiencias puedo comprender ahora como funciona ese portal dimensional, que es ese punto de luz en el medio de la cabeza, que irradia y recibe, muchas veces  cuando cierro los ojos me he encuentro frente a ese portal, caleidoscopio geométrico con infinita variedad de colores lumínicos fluorescentes, que como un túnel me llevan a  esos otros mundos, esos otros universos, a tener experiencias espirituales donde sientes que solo eres luz, frecuencia, vibración.

También sabemos que la glándula pineal puede deteriorarse y calcificarse debido el flúor que ingerimos, que además de ser un veneno, atrae a los metales pesados hacia si mismo, como son el mercurio, el plomo, el aluminio y otros.

Sobre este tema se teje toda una teoría de la conspiración para mantenernos dormidos,  mas allá de esto, es una realidad que desde 1960 se comenzó oficialmente la fluorización del agua en Estados Unidos y que  muchos países como los Europeos siguieron su recomendación con la excusa de que era bueno para la dentadura. Otros países como Venezuela escogieron poner flúor a la sal.

Lo cierto es que hoy en día se sabe que es un veneno y sin embargo se sigue agregando al agua a la sal y a muchos  de los alimentos chatarra. Así que conscientemente nos toca cuidarnos.

Afortunadamente se puede revertir la calcificación, desintoxicar y activar la glándula pineal con las sugerencias que les voy a compartir.

Como desintoxicar la glándula pineal

Para desintoxicarla, liberar los cristales de flúor acumulados, el primer paso es eliminar  completamente de la dieta diaria el flúor, luego hay otras cosas que ayudan:

    •    Dejar de tomar agua con flúor, dejando de usar sal o pastas de dientes con flúor.
    •    Tomar siempre, en la medida de lo posible, agua mineral purificada.
    •    Cambiar la dieta a una básicamente alcalina  y orgánica preferiblemente.
    •    Consumir jugos verdes en la mañana con  frutas, cilantro, limón, spirulina. El cilantro es una de las plantas que mas ayuda a eliminar los metales pesados.
    •    Tomar baños de sol diariamente por períodos cortos, o en su defecto consumir agua solarizada en botellas azul índigo, para además recibir los códigos solares de activación.
    •    Si quieres hacer una desintoxicación de  flúor puedes pasar un día tomando agua de tamarindo, estudios han revela do que el tamarindo es muy efectivo en limpiar por medio del  orine el flúor inclusive el que se aloja en los huesos.
    •    Meditando, haciendo yoga, realizando cualquier practica espiritual
    •    Escuchando sonidos de cuencos, campanas tibetanas
    •    Cantando mantras

Visualización para activar tu pineal
Image
Una sencilla visualización que viene de la Escuela de los ojos de Horus que les quiero compartir es: imagina que una burbuja con la forma de la Flor de la Vida entra por tu frente y se instala en el medio de tu cabeza y comienza a brillar  como una estrella. Siente como esa luz blanca con reflejos geométricos como una bola de discoteca, brilla en el centro de tu cabeza  Esto lo repites diariamente por 21 verás los resultados.


Navegando en el rio de la vida

Imagen

Caminando sin prisa dejamos el Cairo rumbo al sur, mientras se dan manifestaciones  en la plaza Tahrir y queman una bandera norteamericana frente a la embajada, debido a una película americana colgada en youtube en contra del profeta de los musulmanes, la calle tiene varios días caliente, el gusto por la protesta parece que se ha instalado en los países del medio oriente, Egipto como pionero.

Volamos a Luxor después de un madrugonaso, típico de los viajes a Egipto donde se aprovecha el tiempo al máximo, siempre digo que a este país venimos a despertar, no ha dormir. Esta es  una ciudad muy antigua  que fue la capital de los grandes faraones, durante las mas importantes dinastías, dos templos monumentales son su corazón Luxor y Karnak.

 Abordamos el Afandina, el pequeño barco joya, nuestro hogar por ocho días. Un barco a la antigua usanza, una Dahabella, palabra que en árabe significa algo de Oro. Para mi  un sueño cumplido, estar en el Nilo fuera del sube baja como borregos de los tours de los cruceros normales, un barco solo para nuestro grupo.

Imagen

 Me emociona navegar sobre el Nilo, sentir el deslizarse por las tranquilas aguas,  a un ritmo que da tiempo de observar en las riberas las palmeras datileras, los verdes cultivos. Escenas que nos recuerdan pasajes de la biblia: campesinos en túnicas blancas arando con bueyes, niños agachados labrando la tierra. Parece como si nos transportáramos a otro época, como si el tiempo se hubiera quedado en pausa.

 En Luxor hacemos las visitas de rigor a los templos de Luxor y Karnak en este último siempre visitamos la capilla de Sekmet, la diosa con cabeza de leona, la diosa que te quita el velo de un zarpazo amoroso, compasivo. La compasión no siempre es delicada, el despertar algunas veces puede ser emocionalmente intenso, súbito, el darse cuenta de golpe no siempre es algo fácil. Así lo trae Sekmet, aclarando, ella es el aspecto femenino del Sol, una diosa solar, poderosa.

 Siempre es interesante y divertido ver como los guías hacen la negociación  con los guardias del lugar para la visita a la capilla de Sekmet, que esta cerrada al público, un arqueólogo de planta hace su trabajo de restauración desde hace algunos años y no permite la entrada, pero todo es posible cuando él esta fuera.  El guía me comenta con  picardía que este santuario esta cerrado turísticamente pero abierto espiritualmente. 

Nos conducen con premura por un camino de arena hacia el santuario, un guardia de turbante azul y túnica blanca  nos espera tomando su tradicional té con leche, me entregan la llave del candado, haciéndome el honor de abrir la reja.

Entramos a la capilla esta en totalmente oscura, mientras nuestros ojos se acostumbran a la oscuridad su silueta de basalto negro se dibuja lentamente, la luz cenital de una escotilla en el techo la alumbra con un azul suave y envolvente,  entonamos el mantra mientras hacemos el mudra, decimos Sa Sekhem Sahu, palabras mágicas para  invocar su  compasión y protección.

 

Meditamos en silencio, las gotas de sudor corren por mi espalda, siento la respiración del grupo, escucho sollozos. Su presencia no se hace esperar así como tampoco la emoción del reencuentro.

 Los antiguos egipcios tenían una visión chamánica espiritual, sus dioses eran animales propios de su región, que se convirtieron en tótems colectivos, al punto de mimetizarse con el cuerpo humano. Sekmet la leona, Anubis el chacal el dios perro que guía a quien se pierde en el desierto, Horus el halcón la visión panorámica, expandida y así muchos otros.

Al día siguiente vamos con un convoy militar a visitar Dendera y Abidos, dos portales de luz que no pueden faltar en mi viaje, en el primero a reconectarnos con la energía amorosa de los Hathor, en el segundo a activar la pineal y resetear el ADN.

 Hathor es la diosa con orejas de vaca, es la madre generosa que da el alimento, que maneja la medicina del alma y el cuerpo, la venus egipcia, entrega a su vez la música, la danza. Dendera por siglos fue un lugar de  sanación y celebración. Hathor era venerada e invocada para restablecer la salud de los enfermos.

Nuestro grupo ya es una familia, ya se mueve como una bandada de pájaros, todos juntos fluyendo. En el bus les hablo de la Hathor, para muchos desconocida, les pido que sientan su energía.

Llegamos a Dendera temprano, no hay ningún turista, el templo es para nosotros, primero entramos a la cripta, pregunto de nuevo si hay alguien que le tenga miedo al encierro, la cripta es estrecha y hacemos un ejercicios de liberar el miedo, los corazones palpitan desbocados, todos confiando, pasan la prueba.

Como dice el I Ching en uno de sus hexagramas, algunas veces nos vemos favorecidos por la desdicha de otros, es parte de la ley de las mutaciones. En este caso los cambios políticos en Egipto, han traído la ausencia de turistas por año y medio, esto nos favorece enormemente, nos encontramos haciendo visitas privadas en los templos, solos con nuestro afortunado grupo.

Meditamos en la capilla de Nut, la diosa del cielo nocturno, ella se traga al sol al atardecer, su cuerpo es el cielo estrellado, el sol sale por su vagina al atardecer. En esta capilla meditamos en silencio, dos personas reciben los códigos del holograma del amor, en trance profundo nos descargan la información, los Hathors se han manifestado. Me extraño porque eso siempre sucede en Abidos pero los maestros nos están dando un regalo y lo aceptamos.

Seguimos a Abidos, en este templo tenemos menos suerte, la vigilancia es muy intensa, numerosos militares y muchos guardias armados nos siguen hasta el Osirión, el antiquísimo templo donde se encuentra en una columna masiva casi sumergida en el agua, el tatuaje sobre el granito rojo de la Flor de la Vida. Para verla hay que bajar unas escaleras que están cerradas con alambre de púas, nuestro guía consigue el permiso para abrirla, el grupo tiene la oportunidad de acercarse.

ImagenDentro del templo de Seti I no es posible meditar, está prohibido, es parte de las restricciones de estar en un país islámico, hoy Abidos está controlado, entiendo ahora porque los códigos nos han llegado en Dendera, aquí no era posible recibirlos, por eso los maestros se han adelantado.

Imagen

Igual realizamos la activación de la pineal bajo las aperturas cenitales y disimulamos tomándonos fotos bajo los tragaluces como simples turistas, pero cada quien sabe que hacer, hemos dado las instrucciones previamente.

Nuestros días en Luxor terminan con estas dos visitas, regresamos a el Afandina para zarpar en la tarde noche. El suave movimiento del barco nos acuna, permite procesar el mucho movimiento emocional de estos días. También hay mucho disfrute, nuestro chef del barco nos ha deleitado todos los días con comida sana, casera y exquisita. Somos bendecidos, somos afortunados, estamos en Egipto, nuestro corazón rebosa de agradecimiento.

Abjini


Purificando el alma

Caminando sin prisa nos adentramos en el centro de poder mas grande de la tierra, la antigua tierra de Khem, la tierra fértil, la tierra negra, el misterioso Egipto. Un centro de poder es un lugar donde la energía crea un vórtice, un remolino que gira simultáneamente en dos direcciones, descubrí la primera vez que estuve en esta tierra lo que eso significaba al experimentarlo. Egipto me ha hecho sentir más profundamente, saber que no soy este cuerpo, conectarme mejor a mi propósito en este planeta.

Por eso me gusta llevar grupos de buscadores a este país para vivir la experiencia del despertar conscientemente, siempre los que me acompañan vienen siguiendo un llamado interior, un sueño, una señal.

Imagen

Comenzamos  nuestro viaje con una purificación en una pirámide poco conocida y menos visitada en la zona de Dashur. Llegamos temprano en la mañana, estamos  solos en el desierto frente a la escalinata de subida, pregunto si alguien sufre de claustrofobia, dos personas me responde que si pero que están dispuestas a superarla.

Imagen

Al llegar arriba comenzamos el descenso por un túnel rectangular del ancho de una persona, por el cual obligatoriamente debemos bajar agachados y en fila india. Una de las amigas se quiere devolver dice que no puede, otra la apoya y la convence de seguir, le pido que respire lentamente y que solo vea sus pies, una vez superado el miedo seguimos bajando unos cien metros para llegar a una primera sala con techo en forma de flecha que se pierde en la altura. El próximo paso es pasar a gatas por un agujero sostenido por una enorme piedra de granito que lleva a un segundo salón parecido al anterior, estamos en el subsuelo. En un lado del salón subimos una par de escaleras de madera, que llevan a la cámara caótica, un espacio en las profundidades donde desde un balcón se observan las entrañas de la tierra, con piedras amontonadas caóticamente.

El ejercicio allí consiste en soltar todo lo indeseado, todo lo que no queremos mas en nuestras vidas, uno a uno pasa por el espacio y suelta. La energía se activa, las emociones se sueltan, las lagrimas saltan de los rostros, se poyan unos a otros, un amigo que viene por segunda vez le da contención a una mujer que llora desconsoladamente, el sabe lo que se siente. Le damos tiempo al desahogo, a la sanación.

 Bajamos a la sala, hacemos un círculo con manos tomadas, sentimos el espacio, cerramos entonando mantras y sonidos. Regresamos con una nueva energía mientras subimos por el estrecho corredor de vuelta.

Imagen

Luego vamos a almorzar a un restaurant popular un plato típicamente egipcio, el Cucheri, a base de arroz, pasta, lentejas, garbanzos y cebolla crocante en el tope, regado con salsa de tomate con cebolla y salsa de ajo al limón, a los amantes de los sabores fuertes les traen la misma salsa pero picante, un verdadero popurrí de sabores orientales.

Ya estamos listos para recorrer los portales de luz en el sur, templo a templo, cuenta la leyenda  que Osiris fue descuartizado por Seth en catorce pedazos, que fueron lanzados a las orillas del Nilo, en cada lugar donde estos pedazos fueron encontrados por Isis su amada, ella fue fundando un templo de la escuela de la iluminación. Un largo camino nos espera.

Abjini Arráiz

Visita http://www.portalterrauz.com 


El Cairo de mis amores

Caminando sin prisa llegué al Cairo de mis amores. Enamorarse no siempre tiene que ver con el amar a una persona, algunas veces nos enamoramos de una cosa, una idea, de una ciudad o de un país.

Imagen 

Mi amor por Egipto viene de lejos, desde niña soñaba con visitar las pirámides, los templos  y los restos de esa misteriosa civilización que  muchos años antes de Cristo se instaló en esta  franja de tierra  negra rodeada de arena  al norte del Africa. Civilización por lo demás fascinante y emblemática de un pasado todavía inexplorado y tergiversado por la religión y la historia.

 

Pero enamorarse de una ciudad como El Cairo puede sonar extraño para el que la conoce. Una mega ciudad habitada por 22 millones de personas, de mayoría islámica, llena de contaminación, basura en las calles, trafico enloquecido, que alterna la cultura árabe junto a los milenarios monumentos.

 

Una ciudad que muestra en el presente coches lujosos, con carretas de mulas, rebaños  de cordero, vacas, camellos, puestos de frutas coloridas ordenadas simétricamente, hombres con turbante y túnica, mujeres tapadas de negro con niños de la mano.

 

Una ciudad con un encanto demasiado particular que la hace especialmente querida en mi corazón.

 

Durante cuatro años seguido estuve llevando grupos a Egipto a develar los misterios de los trece Portales de Luz, en un viaje diseñado para elevar nuestra frecuencia energética. Febrero del 2011 nos sorprendió con un cambio que ya flotaba en el ambiente, una Revolución. 

 

Seguí con interés los acontecimientos por los medios hasta las finalmente celebradas elecciones  que consolido la libertad democrática suspendida por los 31 años del  régimen del presidente Mubarak.

 

Este hecho hizo que durante este año se hiciera imposible viajar a este país y que tuviera que posponer mi visita  hasta ahora. Me preguntaba  todo este tiempo como sería estar en este Egipto democrático, de nuevas libertades.

 

Con el entusiasmo que caracteriza a las personas que viajan conmigo a Egipto, que por lo general lo hacen por un llamado especial, llegamos finalmente al Aeropuerto del Cairo después de un largo viaje desde Caracas pasando por Roma.

 

Al llegar lo primero que hice fue preguntar a nuestro joven operados turístico sobre los cambios, su respuesta entusiasta no se hizo esperar, comentando con orgullo la valentía de 10 mil jóvenes asesinados, de  otros miles que perdieron un ojo y otros muchos que quedaron ciegos a partir de la batalla contra la policía librada en la emblemática plaza de la libertad llamada Tahiri.

 

Puedo decir que en Egipto se respira  algo fresco, el comienzo de una nueva era política que se logro a partir de la  perseverancia y  el sacrificio de muchos jóvenes estudiantes. Se siente el entusiasmo, la libertad  y la certeza de que ahora en adelante sucederán cambios que favorezcan a la mayoría.

 

Un nuevo atractivo turístico se suma ahora, en nuestra primera salida pudimos observar el edificio quemado del antiguo partido de gobierno que estuvo encendido creando una columna de humo por días hasta que colapsó, que se encuentra nada mas y nada menos que al lado del famoso Museo del Cairo, del otro  lado del mismo vimos aleteando al viento las banderas que todavía se encuentran en la plaza, que recuerdan la memoria de los caídos en la calle y la plaza donde se desarrollaron los acontecimientos.

Imagen 

Estamos en un país en transición donde las antiguas estructuras han sido destruidas y donde después de año y medio sin turistas, parte importantísima de la economía egipcia, hace que se note el deterioro de algunas cosas, la ausencia de la policía turística y la desaparición de pequeños negocios que servían exclusivamente a los visitantes.

 

Sin embargo, los egipcios se encuentran felices por el cambio y a comienzan a recibir ahora, después de las elecciones, sus primeros grupos de extranjeros, entre ellos nosotros, que gracias a esto hemos podido disfrutar de visitas exclusivas a los templos y museos, donde antes las masas nos agobiaban.

 

Un Egipto nuevo pero con la tradicional amabilidad hacia el visitante, con la misma simpatía que caracteriza a sus habitantes, donde la amistad no se hace extrañar.

 

Me pregunto si  es que  los humanos tenemos que llegar a extremos de cansancio y  rabia para hacer los cambios colectivos necesarios.  Me pregunto si no se pueden hacer esos cambios en consciencia, amorosamente sin muerte, sin guerra, mi corazón dice que sí, la historia lo contrario.

 

 Abjini Arráiz


Caminando sin prisa

Caminando sin Prisa (con Juana la avanzadora y el Cacique Maturin) estuve en la ciudad de Maturín , compartiendo un taller de Sanación Ancestral llamado Aburu. Una experiencia enriquecedora para todos los que asistimos.

No fue fácil llegar desde Caracas a esta ciudad del oriente del país debido a las vacaciones escolares, con alguna dificultad conseguí un cupo en un avión,  atestado de familias con niños, viajando a visitar parientes o descansar en el interior. Autobuses llenos, aviones sin un asiento libre, niños de la mano, en brazos, corriendo.

Pero cuando las cosas han sido dadas y no generamos resistencia, el Gran Espíritu se encarga de llevarte a donde tienes que ir.

Y así había sido planificado en sentimiento y pensamiento este compartir con la familia de Maturín, familia por lo demás muy querida.

Aburu   es un Taller de sanación  de la energía sexual, de hacerla consciente,  de hacer un reseteo de esa parte tan importante de nuestra vida.

Lo llame así por lo que aprendí del Mamo Kasukako uno de los Mamos de la Sierra Nevada, quien ha sido mi maestro de magia verde, como yo  llamo la conexión con la tierra, el amor a la naturaleza.

El nos explico que esa palabra significa en Arhuako: señal, marca, aviso,  que sirve para  establecer un vínculo mágico con la Madre Tierra Gaia, unirse simbólicamente a Sénekun, como ellos llaman a la capa oscura fértil que la cubre.

Al llegar a Maturín me recibieron cálidamente  la gente que me había invitado a visitarlos, Carmen, César, Elena, a quienes les agradezco de corazón haberme dado la oportunidad de compartir con un nutrido grupo de personas, muchas mujeres y tres hombres.

Esta ciudad fue construida sobre un estero, es decir sobre los llanos de Monagas. Para los que no conocen los llanos estos son grandes extensiones planas que se inundan en el invierno y atraen grandes cantidades de especies animales, donde se destacan los pájaros, especialmente las garzas.

Se dio la oportunidad de hacer el taller en una casa en construcción frente a un inmenso campo de golf inundado, gracias a las fuertes lluvias instantáneas que se alternan con intenso Sol, patrón que ha persistido durante todo el año  rompiendo con el clima usual de esta zona.

Cuando hago talleres  en espacios no habitados o salones especiales para talleres,  me es mucho mas fácil armonizar la energía para el encuentro. Estos son espacios neutros, en gris que aceptan cualquier programación que le pongan, en este caso la de un taller de sanación donde invoco la ayuda de muchos maestros.

Este lugar me gusto especialmente por la vista, una ventana natural al llano convertido en campo de golf, afortunadamente preservado, con varios abuelitos arboles enfrente, entre ellos  una  ceiba imponente.

Nos acompaño también en el paisaje, la muda presencia de  alcaravanes  aterrizados en el césped, distanciados entre si a  una distancia matemática, escarbando con sus largos picos en busca de alimento.

En estos días estoy en la practica de la no prisa, la no resistencia, debo confesarles que me ha resultado excelente. Así que comenzamos el taller cuando todo se puso en su lugar, cuando todos habían llegado, sin mirar el reloj, sin presiones.

En esta ciudad todavía se circula por las calles sin trafico, sin atascos, todavía se puede llegar en cinco minutos a cualquier lugar. Sus habitantes también están mas relajados que los de la frenética Caracas.

El taller comienza con una limpieza energética con el humo del palo santo, la madera sagrada del amazonas vamos sahumeriando persona por persona, dejando el polvo del camino atrás, tambor en mano invocamos al Gran Espíritu, a la Madre Tierra Gaia. Nos sentamos en circulo en el piso, para hacer conexión con nuestras raíces, cada quien se presenta.

Les digo que el  Aburu es además  un hilo de algodón que se amarra en ambas muñecas después de que se hace un pagamento a la tierra, un reconocimiento de que has tomado la decisión de agradecer a la tierra, un recordatorio, un vinculo asociado a un hecho, una decisión consciente.

Para mi Aburu  es también una palabra mágica, un especie de Hoponopono indígena que sirve para hacer un reseteo, borrar alguna obsesión mental, soltar un apego emocional, dejar un programa que ya no nos sirve. Al decir  mentalmente la palabra Aburu nuestro cerebro lo registra como si pulsáramos la tecla “delete” para borrar y empezar de nuevo.

El taller fluye divinamente, hay respeto, amor, nos sanamos, cantamos, danzamos, meditamos juntos. En los intermedios comemos y compartimos, la gente generosamente ha llevado mucha comida, me gusta que haya abundancia.

Hablamos sobre lo femenino y lo masculino. Una de las participantes comenta sobre  estos dos aspectos en la ciudad de Maturin.

Juana la avanzadora y el Cacique Maturín

Juana la avanzadora fue una mujer nacida de la mezcla de una esclava africana y un  General  patriota, blanco criollo.

Ella organizo un grupo que se hacia llamar el Batallón de mujeres y a la cual se le atribuye el triunfo de una batalla crucial para la independencia  del país en el año de 1813.

Mas allá de lo anecdótico ella representa el símbolo de la mezcla racial de Venezuela y de alguna manera la impronta que modela a la mujer venezolana.

Una heroína solitaria, hechada p’alante, una guerrera.

Reflexionamos sobre como esto influye en estas mujeres de Maturín, descubrimos que casi todas son mujeres solas, guerreras, que crían a sus hijos independientes, sin pareja.

Esta imagen arquetipal se parece mucho a la de nuestras abuelas, a nuestras madres y aún mas a las mujeres que actualmente habitamos este país.

Les propongo que hagamos una sanación del arquetipo, de la espiral genética que lleva hasta Juana la avanzadora,  la reconocemos, le agradecemos su coraje, la liberamos de su rol,  le decimos:  Juana ya puedes irte a descansar.

Sale a relucir también cacique Maturin del cual toma su nombre la ciudad, un jefe indígena que dirigió por un tiempo la guerra de los Caribes por el territorio indígena a la llegada de los españoles. Es representado en una estatua como un hombre macizo de brazos cruzados y rostro contraído.

Un indígena  frustrado que no pudo defender a los suyos, que perdió sus tierras, que vio como sus mujeres eran violadas, sus hijos asesinados, sus poblados arrasados, un hombre aislado en su dolor.

Sentimos al cacique, reconocemos su valentía, su lucha, le decimos que ha llegado la hora de perdonar, que con el pagamento (ofrenda) que estamos haciendo a la Madre Tierra Gaia, pedimos que se restablezca el patrón original de armonía y paz  que existía antes de la conquista. Internamente lo vemos sonreír,  el cacique se suaviza, la sanación se ha dado.

El segundo día del taller cerramos con una rueda medicinal reconociendo y agradeciendo su existencia, les pedimos que de ahora en adelante liberen este territorio de su impronta, para que la pareja divina se armonice.

Reflexionamos sobre estos dos arquetipos, que parecen fractales de un patrón mayor que se podría generalizar en toda Venezuela, nos alegramos de ese descubrimiento, de poder hacer la sanación, son los nuevos  ingredientes de nuestra energía femenina y masculina.

Caminando si prisa después de estos días y con el paisaje del llano en la vista interior regrese a Caracas

Abjini


Bajo las estrellas

Imagen

Bajo una noche estrellada  comenzó la ceremonia de Ayahuasca, la medicina de la tierra, en las afueras de Caracas, en la finca Tierrasana, donde muchas ceremonias y reuniones chamáncias se han dado en los últimos tiempos.

En esta ocasión y por primera vez guiada por un venezolano, quien habiendo recorrido los caminos ha regresado al país, con una hermosa ceremonia en círculo, que une muchas tradiciones, para servir como puente a la experiencia sanadora de la planta.

Unas cincuenta personas sentadas alrededor del  fuego y una explicación de nuestro guía Germancito da apertura a la experiencia. Este nos habla de la tradiciones en las cuales se basa el diseño de lo que vamos a vivir. El origen amazónico de la planta con el cual se hace el brebaje que expande la consciencia, la tradición andina que sostiene su aprendizaje en el Valle Sagrado de los Andes peruanos, la enseñanza budista que sostiene la luz con los cantos de mantras y palabras en lenguas espirituales, el sonido y la música como guías del corazón durante la noche.

Imagen

Seguidamente nuestro guía crea una espiral con el sonido de un cuenco, haciendo círculos al aire  con una Waira (manojo de hojas de una palma especial de la selva amazónica), agitando unas plumas de cóndor atadas con hilos de color. Observo como las nubes se despejan y se crea una gran cúpula en el cielo.

Comienza a repartir la medicina en el orden en el cual estamos sentados, me ha pedido que me siente a su lado, lo que hace que sea la segunda en tomar la medicina.  Me levanto y me pongo de rodillas frente a el quien me entrega el vaso con el líquido marrón, lo llevo a mi corazón con el propósito de honrarlo y pedirle que me aclare sobre varias situaciones que en mi vida no están claras. Brindo por la vida y me la tomo.

Sigue la gente pasando uno por uno a recibir la bebida, me mantengo en silencio, meditando con los ojos cerrados, siento como la planta va penetrando en mi cuerpo y como mis células la reciben. Comienzan las imágenes a desfilar por mi entrecejo, canto internamente un mantra que mágicamente activa imágenes de flores, arabescos luminosos.

Llega la hora de la verdad y la abuelita planta me empieza a responder las preguntas que le he hecho, que pasa conmigo que no me siento bien, escucho CUAL ES LA PRISA, eso me contesta muchas cosas. Luego me pasa la película de como me denigro constantemente y todo por no estar presente, por ir de prisa sin saber a donde.

Siento que se adueña de mi cuerpo, comienzo a temblar sin control, un frío interno recorre todo mi cuerpo, mis piernas se mueven descontroladamente, SUELTA me dice, deja que mi energía te cure, deja que te saque todo lo negativo. Me entrego a la experiencia con confianza y amor, siento como la abuelita ayahuasca me consuela.

Las nauseas me hacen aliviar parte del líquido y  siento que algo oscuro que estaba alojado en mi pierna derecha sale, se libera mi cuerpo, me alegra ese hecho.

Llego al tope de la experiencia, todo vibra, ya mi cuerpo no tiembla sino vibra armónicamente con todo la existencia, por momento abro los ojos y observo como se mueve un ramo de flores que esta al frente de mi, veo las estrellas  estas también vibran  se mueven, pequeñas espirales de colores se entretejen creando la fabrica de la realidad, luces cruzan el cielo a un velocidad casi imperceptible. Todo es frecuencia, todo es armonía como dice la canción.

Reflexiono sobre ese mundo de energía y luz que puedo percibir cuando tomo ayahuasca, ese lugar intermedio entre la onda y la partícula. La ayahuasca es como estar en el campo de todas las probabilidades, nuestra percepción es capaz de desaparecer los objetos o de aparecerlos al colapsar la onda, es el Bosón de Higgs.

Mi corazón se regocija en la unidad, respiro profundo para sostenerme en el campo, no es fácil, mi densidad es mucha, este cuerpo de tercera dimensión no está entrenado para llegar a estas frecuencias tan aceleradas, pero está aprendiendo. Siento la alegría de ser una con el todo.

Abro los ojos y veo la gran red de la noche sobre  nosotros, veo las geometrías del vórtice que Germancito a creado y que nos cubre circularmente. Me regocijo en la geometría de la creación y en el poder de la magia de nuestro guía, mago de la tierra y del cielo.

Una nueva era esta ya instalada, ha regresado la magia a nuestras tierras, para sanarnos, para unirnos al amor por la tierra, por Gaia, por la Pachamama. Los magos, las magas estamos aquí ahora con una misión de luz, de balance de orden en el caos.

Nuestro guía comienza a cantar y pide que lo acompañemos en los cantos, canta  un mantra que es una canción de cuna en sánscrito, se la dedico a mi nieto Mateo, Suddosi Buddosi dice: “Eres siempre puro, eres verdadero, el sueño del mundo no te tocará. Suelta los apegos, suelta la confusión y vive en la verdad más allá de la ilusión”… recuerdo los ojos inocentes de Mateo y me saltan las lagrimas, siento un amor inmenso.

La noche continúa, la gente se mueve, alivia, se queja, un caos comienza a deshacer el círculo, nuestro guía habla pidiendo que regresen a sus puestos, yo respiro profundo, siento que irradio al exhalar, la gente se calma.

Imagen

Canta un gallo y abro los ojos, creo que esta amaneciendo, un nuevo regalo esta vez la luna apunta menguante se asoma detrás de la silueta de unos árboles, está surgiendo y las Pléyades están a su lado, la luna está en Tauro junto a las siete hermanas.

Seguimos cantando, Germancito canta una de sus canciones Tierra pura, me toca el corazón y me doy cuenta lo triste que me siento por mi país, por la diáspora, por la confrontación entre hermanos, por la separación de mi familia, vuelvo a llorar esta vez con sollozos, siento que mi corazón se libera ampliamente.

Vuelvo a ver la luna esta vez está seguida por Venus que brilla azulosa en el cielo anunciando los nuevos tiempos de amor, noto que una luminaria mas brillante empieza a salir por detrás de las ramas, es Júpiter que sigue a Venus y a la Luna. La cabeza de Tauro con Aldebaran  se sitúa en triángulo entre los planetas. La visión es hermosa, me inclino en agradecimiento.

Mucho tiempo tenía que no pasaba la noche alrededor del fuego en familia, agradezco a la tierra, al misterio, al gran espíritu.

Amanece nos acercamos al fuego, nuestro guía cierra el portal y la ceremonia.

 

 

 

 


Primer Encuentro Internacional de Medicina Ancestral en Venezuela

Este fin de semana tuve la oportunidad de asistir el Primer Encuentro Internacional de Medicina Ancestral en Venezuela. Nuestros amigos organizadores habían invitado al grupo de danzas del cual formo parte a compartir en el marco del encuentro nuestras queridas danzas de paz. Salimos de Caracas a medio día rumbo a El Consejo en el Estado Aragua para llegar a eso de las 3 de la tarde. Cuando llegamos nos dijeron que se había cambiado la programación y que teníamos la oportunidad de participar en un temazcal antes del círculo de danzas.
La verdad lo sentimos como un regalo y a pesar que no íbamos preparados, improvisamos pareos y ropa para entrar al vientre de la madre tierra a ese maravilloso sauna natural que es el ritual del temazcal.
Esta tienda para sudar ( sweat lodge) es original de los indigenas de Norte America y es un verdadero ritual de purificación a muchos niveles.
En esta ocasión fue dirigido por la gente que sigue las enseñanzas del camino rojo aquei en Venezuela quienes lo llevan a cabo siguiendo una enseñaza mixta no apegada a la tradición original, pero que sin embargo lo realizan con gran respeto y amor.

Llegamos al lugar donde se estaba avivando al fuego donde se calientan las piedras al rojo vivo para ser posterioemente introducidas al hoyo central del inipi o tienda donde se desarrolla el ritual. Ya la tienda estaba armada en su estructura circular de varas flexibles de madera con la puerta orientada hacia el Oeste y siguiendo las leyes de la geometría sagrada.
Una vez las piedras listas, los facilitadores entraron al inipi para consagrar la ceremonia, mientras los perticipantes nos poníamos en fila india para entrar, primero las mujeres en orden de edad, luego los hombres igualmente de mayor a menor edad.
Para entrar hay que agacharse y gatear literarmente en sentido de las agujas del reloj mientras cada quien va tomando su lugar, disciplinadamente entramos poco a poco hasta que se llenó la tienda y entraron las abuelitas piedras que con su sabiduría y calor hacen que nuestro cuerpo y espiritu se purifiquen.
Hay varios retos del que entra por primera vez a una tienda de sudar, el primero es estar en contacto directo con la tierra, ensuciarse con las ramitas, el barro, para muchos citadinos esto implica un verdadero esfuerzo, personalmente me encanta sentir a la madre tierra en mi piel y esa sensacieon de estar dentro del vientre materno.

Tal vez el reto mas fuerte para un principiante o alguien que tenga miedo a la oscuridad o claustrofobia es cuando se cierra la puerta y los participantes quedan en la total oscuridad de ese útero de la Pachamama, sintiendo el vapor proveniente del agua sobre las piedras al rojo vivo. Para mi la parte mas importante sentir que el vapor se transforma en el sudor de nuestros cuerpos, que todos los poros de la piel se abren y dejan salir sus impurezas.
Entran cuatro abuelitas piedras primero, se honra al aire, se cantan canciones para celebrar los buenos pensamientos, se canta a la vida, se abre la puerta.
En esta ocasión hubo muchos personas que venian a experimentar por primera vez, asi mismo en ela primera puerta salieron varios que evidentemente no pudieron soportar el encierro y el calor.

Seguidamente se reciben nuevas piedras y se cierra la puerta, ahora se canta al agua, se honra este elemento y se canta las bondades del cristalino líquido de vida.

De nuevo se abre la puerta y se repite el mismo diseño mas piedras, mas agua la puerta dle fuego, d ela energía vital, se reza y se canta al fuego.

Por ultimo se reza a la tierra y se honran todas las relaciones.
Salimos purificados y energizados directo a meternos debajo d eun enorme chorro de agua para quitarnos el barro y preperarnos para danzar.
Organizamos el círculo con la suerte de ser acompañados por los hermanos Piaroas y los Taitas del Putumayo, un verdadero intercambio hacer estas danzas con ellos. Lo mas interesante fue la naturalidad de los Piaroas con las danzas como si formara de algo conocido.
Mi respeto a los Piaroas se remonta al tiempo donde tuve la oportunidad de convivir con la comunidad Piaroa de la familia Bolivar. Este grupo indígena e sabsolutamente pacifico, no se les conoce delito alguno de agresión o muerte entre ellos, enseñan a sus niños con el consejo y el ejemplo. la propiedad es comunitaria. Mucho que aprender de ellos..

Diseño del inipi