Just another WordPress.com site

Purificando el alma

Caminando sin prisa nos adentramos en el centro de poder mas grande de la tierra, la antigua tierra de Khem, la tierra fértil, la tierra negra, el misterioso Egipto. Un centro de poder es un lugar donde la energía crea un vórtice, un remolino que gira simultáneamente en dos direcciones, descubrí la primera vez que estuve en esta tierra lo que eso significaba al experimentarlo. Egipto me ha hecho sentir más profundamente, saber que no soy este cuerpo, conectarme mejor a mi propósito en este planeta.

Por eso me gusta llevar grupos de buscadores a este país para vivir la experiencia del despertar conscientemente, siempre los que me acompañan vienen siguiendo un llamado interior, un sueño, una señal.

Imagen

Comenzamos  nuestro viaje con una purificación en una pirámide poco conocida y menos visitada en la zona de Dashur. Llegamos temprano en la mañana, estamos  solos en el desierto frente a la escalinata de subida, pregunto si alguien sufre de claustrofobia, dos personas me responde que si pero que están dispuestas a superarla.

Imagen

Al llegar arriba comenzamos el descenso por un túnel rectangular del ancho de una persona, por el cual obligatoriamente debemos bajar agachados y en fila india. Una de las amigas se quiere devolver dice que no puede, otra la apoya y la convence de seguir, le pido que respire lentamente y que solo vea sus pies, una vez superado el miedo seguimos bajando unos cien metros para llegar a una primera sala con techo en forma de flecha que se pierde en la altura. El próximo paso es pasar a gatas por un agujero sostenido por una enorme piedra de granito que lleva a un segundo salón parecido al anterior, estamos en el subsuelo. En un lado del salón subimos una par de escaleras de madera, que llevan a la cámara caótica, un espacio en las profundidades donde desde un balcón se observan las entrañas de la tierra, con piedras amontonadas caóticamente.

El ejercicio allí consiste en soltar todo lo indeseado, todo lo que no queremos mas en nuestras vidas, uno a uno pasa por el espacio y suelta. La energía se activa, las emociones se sueltan, las lagrimas saltan de los rostros, se poyan unos a otros, un amigo que viene por segunda vez le da contención a una mujer que llora desconsoladamente, el sabe lo que se siente. Le damos tiempo al desahogo, a la sanación.

 Bajamos a la sala, hacemos un círculo con manos tomadas, sentimos el espacio, cerramos entonando mantras y sonidos. Regresamos con una nueva energía mientras subimos por el estrecho corredor de vuelta.

Imagen

Luego vamos a almorzar a un restaurant popular un plato típicamente egipcio, el Cucheri, a base de arroz, pasta, lentejas, garbanzos y cebolla crocante en el tope, regado con salsa de tomate con cebolla y salsa de ajo al limón, a los amantes de los sabores fuertes les traen la misma salsa pero picante, un verdadero popurrí de sabores orientales.

Ya estamos listos para recorrer los portales de luz en el sur, templo a templo, cuenta la leyenda  que Osiris fue descuartizado por Seth en catorce pedazos, que fueron lanzados a las orillas del Nilo, en cada lugar donde estos pedazos fueron encontrados por Isis su amada, ella fue fundando un templo de la escuela de la iluminación. Un largo camino nos espera.

Abjini Arráiz

Visita http://www.portalterrauz.com 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s