Just another WordPress.com site

Bajo las estrellas

Imagen

Bajo una noche estrellada  comenzó la ceremonia de Ayahuasca, la medicina de la tierra, en las afueras de Caracas, en la finca Tierrasana, donde muchas ceremonias y reuniones chamáncias se han dado en los últimos tiempos.

En esta ocasión y por primera vez guiada por un venezolano, quien habiendo recorrido los caminos ha regresado al país, con una hermosa ceremonia en círculo, que une muchas tradiciones, para servir como puente a la experiencia sanadora de la planta.

Unas cincuenta personas sentadas alrededor del  fuego y una explicación de nuestro guía Germancito da apertura a la experiencia. Este nos habla de la tradiciones en las cuales se basa el diseño de lo que vamos a vivir. El origen amazónico de la planta con el cual se hace el brebaje que expande la consciencia, la tradición andina que sostiene su aprendizaje en el Valle Sagrado de los Andes peruanos, la enseñanza budista que sostiene la luz con los cantos de mantras y palabras en lenguas espirituales, el sonido y la música como guías del corazón durante la noche.

Imagen

Seguidamente nuestro guía crea una espiral con el sonido de un cuenco, haciendo círculos al aire  con una Waira (manojo de hojas de una palma especial de la selva amazónica), agitando unas plumas de cóndor atadas con hilos de color. Observo como las nubes se despejan y se crea una gran cúpula en el cielo.

Comienza a repartir la medicina en el orden en el cual estamos sentados, me ha pedido que me siente a su lado, lo que hace que sea la segunda en tomar la medicina.  Me levanto y me pongo de rodillas frente a el quien me entrega el vaso con el líquido marrón, lo llevo a mi corazón con el propósito de honrarlo y pedirle que me aclare sobre varias situaciones que en mi vida no están claras. Brindo por la vida y me la tomo.

Sigue la gente pasando uno por uno a recibir la bebida, me mantengo en silencio, meditando con los ojos cerrados, siento como la planta va penetrando en mi cuerpo y como mis células la reciben. Comienzan las imágenes a desfilar por mi entrecejo, canto internamente un mantra que mágicamente activa imágenes de flores, arabescos luminosos.

Llega la hora de la verdad y la abuelita planta me empieza a responder las preguntas que le he hecho, que pasa conmigo que no me siento bien, escucho CUAL ES LA PRISA, eso me contesta muchas cosas. Luego me pasa la película de como me denigro constantemente y todo por no estar presente, por ir de prisa sin saber a donde.

Siento que se adueña de mi cuerpo, comienzo a temblar sin control, un frío interno recorre todo mi cuerpo, mis piernas se mueven descontroladamente, SUELTA me dice, deja que mi energía te cure, deja que te saque todo lo negativo. Me entrego a la experiencia con confianza y amor, siento como la abuelita ayahuasca me consuela.

Las nauseas me hacen aliviar parte del líquido y  siento que algo oscuro que estaba alojado en mi pierna derecha sale, se libera mi cuerpo, me alegra ese hecho.

Llego al tope de la experiencia, todo vibra, ya mi cuerpo no tiembla sino vibra armónicamente con todo la existencia, por momento abro los ojos y observo como se mueve un ramo de flores que esta al frente de mi, veo las estrellas  estas también vibran  se mueven, pequeñas espirales de colores se entretejen creando la fabrica de la realidad, luces cruzan el cielo a un velocidad casi imperceptible. Todo es frecuencia, todo es armonía como dice la canción.

Reflexiono sobre ese mundo de energía y luz que puedo percibir cuando tomo ayahuasca, ese lugar intermedio entre la onda y la partícula. La ayahuasca es como estar en el campo de todas las probabilidades, nuestra percepción es capaz de desaparecer los objetos o de aparecerlos al colapsar la onda, es el Bosón de Higgs.

Mi corazón se regocija en la unidad, respiro profundo para sostenerme en el campo, no es fácil, mi densidad es mucha, este cuerpo de tercera dimensión no está entrenado para llegar a estas frecuencias tan aceleradas, pero está aprendiendo. Siento la alegría de ser una con el todo.

Abro los ojos y veo la gran red de la noche sobre  nosotros, veo las geometrías del vórtice que Germancito a creado y que nos cubre circularmente. Me regocijo en la geometría de la creación y en el poder de la magia de nuestro guía, mago de la tierra y del cielo.

Una nueva era esta ya instalada, ha regresado la magia a nuestras tierras, para sanarnos, para unirnos al amor por la tierra, por Gaia, por la Pachamama. Los magos, las magas estamos aquí ahora con una misión de luz, de balance de orden en el caos.

Nuestro guía comienza a cantar y pide que lo acompañemos en los cantos, canta  un mantra que es una canción de cuna en sánscrito, se la dedico a mi nieto Mateo, Suddosi Buddosi dice: “Eres siempre puro, eres verdadero, el sueño del mundo no te tocará. Suelta los apegos, suelta la confusión y vive en la verdad más allá de la ilusión”… recuerdo los ojos inocentes de Mateo y me saltan las lagrimas, siento un amor inmenso.

La noche continúa, la gente se mueve, alivia, se queja, un caos comienza a deshacer el círculo, nuestro guía habla pidiendo que regresen a sus puestos, yo respiro profundo, siento que irradio al exhalar, la gente se calma.

Imagen

Canta un gallo y abro los ojos, creo que esta amaneciendo, un nuevo regalo esta vez la luna apunta menguante se asoma detrás de la silueta de unos árboles, está surgiendo y las Pléyades están a su lado, la luna está en Tauro junto a las siete hermanas.

Seguimos cantando, Germancito canta una de sus canciones Tierra pura, me toca el corazón y me doy cuenta lo triste que me siento por mi país, por la diáspora, por la confrontación entre hermanos, por la separación de mi familia, vuelvo a llorar esta vez con sollozos, siento que mi corazón se libera ampliamente.

Vuelvo a ver la luna esta vez está seguida por Venus que brilla azulosa en el cielo anunciando los nuevos tiempos de amor, noto que una luminaria mas brillante empieza a salir por detrás de las ramas, es Júpiter que sigue a Venus y a la Luna. La cabeza de Tauro con Aldebaran  se sitúa en triángulo entre los planetas. La visión es hermosa, me inclino en agradecimiento.

Mucho tiempo tenía que no pasaba la noche alrededor del fuego en familia, agradezco a la tierra, al misterio, al gran espíritu.

Amanece nos acercamos al fuego, nuestro guía cierra el portal y la ceremonia.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s