Just another WordPress.com site

Primer Encuentro Internacional de Medicina Ancestral en Venezuela

Este fin de semana tuve la oportunidad de asistir el Primer Encuentro Internacional de Medicina Ancestral en Venezuela. Nuestros amigos organizadores habían invitado al grupo de danzas del cual formo parte a compartir en el marco del encuentro nuestras queridas danzas de paz. Salimos de Caracas a medio día rumbo a El Consejo en el Estado Aragua para llegar a eso de las 3 de la tarde. Cuando llegamos nos dijeron que se había cambiado la programación y que teníamos la oportunidad de participar en un temazcal antes del círculo de danzas.
La verdad lo sentimos como un regalo y a pesar que no íbamos preparados, improvisamos pareos y ropa para entrar al vientre de la madre tierra a ese maravilloso sauna natural que es el ritual del temazcal.
Esta tienda para sudar ( sweat lodge) es original de los indigenas de Norte America y es un verdadero ritual de purificación a muchos niveles.
En esta ocasión fue dirigido por la gente que sigue las enseñanzas del camino rojo aquei en Venezuela quienes lo llevan a cabo siguiendo una enseñaza mixta no apegada a la tradición original, pero que sin embargo lo realizan con gran respeto y amor.

Llegamos al lugar donde se estaba avivando al fuego donde se calientan las piedras al rojo vivo para ser posterioemente introducidas al hoyo central del inipi o tienda donde se desarrolla el ritual. Ya la tienda estaba armada en su estructura circular de varas flexibles de madera con la puerta orientada hacia el Oeste y siguiendo las leyes de la geometría sagrada.
Una vez las piedras listas, los facilitadores entraron al inipi para consagrar la ceremonia, mientras los perticipantes nos poníamos en fila india para entrar, primero las mujeres en orden de edad, luego los hombres igualmente de mayor a menor edad.
Para entrar hay que agacharse y gatear literarmente en sentido de las agujas del reloj mientras cada quien va tomando su lugar, disciplinadamente entramos poco a poco hasta que se llenó la tienda y entraron las abuelitas piedras que con su sabiduría y calor hacen que nuestro cuerpo y espiritu se purifiquen.
Hay varios retos del que entra por primera vez a una tienda de sudar, el primero es estar en contacto directo con la tierra, ensuciarse con las ramitas, el barro, para muchos citadinos esto implica un verdadero esfuerzo, personalmente me encanta sentir a la madre tierra en mi piel y esa sensacieon de estar dentro del vientre materno.

Tal vez el reto mas fuerte para un principiante o alguien que tenga miedo a la oscuridad o claustrofobia es cuando se cierra la puerta y los participantes quedan en la total oscuridad de ese útero de la Pachamama, sintiendo el vapor proveniente del agua sobre las piedras al rojo vivo. Para mi la parte mas importante sentir que el vapor se transforma en el sudor de nuestros cuerpos, que todos los poros de la piel se abren y dejan salir sus impurezas.
Entran cuatro abuelitas piedras primero, se honra al aire, se cantan canciones para celebrar los buenos pensamientos, se canta a la vida, se abre la puerta.
En esta ocasión hubo muchos personas que venian a experimentar por primera vez, asi mismo en ela primera puerta salieron varios que evidentemente no pudieron soportar el encierro y el calor.

Seguidamente se reciben nuevas piedras y se cierra la puerta, ahora se canta al agua, se honra este elemento y se canta las bondades del cristalino líquido de vida.

De nuevo se abre la puerta y se repite el mismo diseño mas piedras, mas agua la puerta dle fuego, d ela energía vital, se reza y se canta al fuego.

Por ultimo se reza a la tierra y se honran todas las relaciones.
Salimos purificados y energizados directo a meternos debajo d eun enorme chorro de agua para quitarnos el barro y preperarnos para danzar.
Organizamos el círculo con la suerte de ser acompañados por los hermanos Piaroas y los Taitas del Putumayo, un verdadero intercambio hacer estas danzas con ellos. Lo mas interesante fue la naturalidad de los Piaroas con las danzas como si formara de algo conocido.
Mi respeto a los Piaroas se remonta al tiempo donde tuve la oportunidad de convivir con la comunidad Piaroa de la familia Bolivar. Este grupo indígena e sabsolutamente pacifico, no se les conoce delito alguno de agresión o muerte entre ellos, enseñan a sus niños con el consejo y el ejemplo. la propiedad es comunitaria. Mucho que aprender de ellos..

Diseño del inipi

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s